no time hoy

A mi abuelo lo mataron de un tiro.
Mamá tenía diez años.
El asesino un nombre de malvado intergaláctico. Y yo,
intentando entender, todas las edades,
una máscara para viajar en el tiempo
un par de alas en la lengua.

Advertisements

Del otro lado del espejo
nervioso preso:
no deja de reír,
de burlarse.
Pero yo sé, y
vos mejor que también lo sepas,
dejar el alcohol
el tabaco y las drogas,
dejar de creer en el rock&roll o el punk
no lo hago por mí.

aunque todo, al fin y al cabo,
es una forma de decir.

hay cosas
de las que uno no se puede hacer cargo
y las deja caer como hojas en otoño
mientras el cuerpo comienza a dormirse.

¡qué voy a hacer con tanta pregunta,
tanta responsabilidad!

mirá cómo me cruzo de brazos
o me saco un moco
o me toco un poco
mientras con el mundo nos hacemos pedazos

¡y conste que estoy enamorado!

siempre acabo de llegar y ya me estoy yendo. pateo tableros y silbo sólo solito, hasta que de viejito -y no tanto-, el agua me calme y también el sol y la sombra y los colores primarios y los perfumes y los viajes hechos.

Camino sobre las hojas secas porque me gusta el ruido. Es común y básico, lo sé, pero el otro día lo hice frente a alguien que no lo había hecho nunca y ahora veo que lo hace cada vez que encuentra hojas amarillas sobre el piso o sobre el suelo, sea gris o del color que sea.