soy ellos
lo dicho
alguna vez
alquimia
de la lengua.

acá estoy
un cuerpo

la respuesta
inacabada.

Advertisements

el final está siempre más cerca

la humanidad pasó a otro plano
ya no importa
le digo a mi viejo que está de acuerdo
es lo que le gusta escuchar
no hubiese tenido hijos dice
nos sentamos en el medio de la ciudad
junto al aparato de radio
la encendemos
escuchamos llover.

a brian álvarez

hay que asumir el riesgo
si esperás a que el piso esté
sea lo suficiente rígido
una de dos,
no llega nunca
o al caer
otro plan de acción.
Justamente vos,
hacés tanto tema,
empezar de nuevo:
hablar es buscar la palabra
menos cháchara
en definitiva,
asumir el riesgo.
todo el tiempo estamos
a un paso de todos
los tipos de locura
hay una regla general
todo se fatiga.

Una proyección. Ovillo de luz. Límites difusos de la sombra. Materia orgánica. Dolor de cabeza. Libertad. Música en pausa. El salto del gorrión. La orden de la S.

¡Uf! Crisis. Sistema gris.

El orden. La autoridad. Es oficial.

Suspiro. Borrón. Grito ahogado.

Mariposas a mí. Infancia a mí. El hecho de la S.

Algo simple. Nariz.

Nada que decir. Nada que decir. Nada.

Marechal dice: de todo laberinto se sale por arriba.
Luca dice: yo estoy al derecho, dado vuelta estás vos.

¿Y si agarro por azar cualquier página de Porchia?

Tú estás y crees que faltarías si no estuvieses. Y la verdad es que tú no faltas. Ni el sol faltaría si no estuviese.

Otra en la misma página:

Las veces que me comprendo un poco, comprendo menos a los demás

Siguiente paso, tres cartas de Tarot: Pasado, Presente y Futuro.

La templanza, la rueda de la fortuna, el juicio (invertida).

Dice Heidegger que dice Trakl: Aquí el fin no es la secuela ni el apagamiento del inicio. El fin, entendido como fin de la especie corrompida, precede al inicio de la no nata especie. Mas el inicio, en tanto que madrugada más matinal, ha sobrepasado ya todo fin.

¿No llegará?¿Quién podría agregar algo?¿El dibujo de la niña?

¡Rimbaud! Quién más. Una vuelta final:

Sonnet du trou du cul

Tendré que seguir el silencio
las huellas ocultas por los pasos
hasta el camino lleno de flores azules
algún día,
quizás pasada la noche,
con la luz casi extinta de la mirada
al origen.

Ella vivía un momento infantil
no estés enojada le dije
le di un abrazo y jugamos.

La Follia de Arcangelo Corelli
es un tema hermoso
para dar vueltas y bailar.

Para una felicidad garantizada
comenzar con la raíz de la sonrisa en las orejas
dejar que todo el cuerpo se abra y desnude.

En el nombre de la madre
debo perdonar al padre
para sembrar amor
entre hermanas y hermanos.

O bien podría ser
que cada uno se haga cargo
del orden de su habitación
lave y cuelgue su ropa.

No hay esperanzas
ni sueños reales
alejarse de la pesadilla
es el único trabajo posible,
volviendo a pasar
una y otra vez,
hasta dejar de tener miedo.

Hay un camino entre los tomates de la huerta
¿Me aleja o me acerca?

Recuerdo un pequeño ratón
un libro de cuentos.

Lo que el viento trae
cuando logra filtrarse.

Para qué el instante solemne,
la careta adherida a la piel
responde todo. Simplemente
¡Ah! No puede soportarla.

De la profundidad
la risa de hiena.

El instante precioso arruinado
el odio
sentimientos de orden absurdo
el niño hecho a un lado.

¡Perdón!¡Perdón!
Es muy baja ésta profundidad
intervenida. El impulso.
¡Perdón!

Los gestos de una niña
está durmiendo – dijo
juntó sus manos,
se recostó,

un escenario ficticio

desconozco las formas de la infancia

tal vez un avión
el pasillo de un avión
una fotografía

decilo en silencio,
durante la noche,
un secreto
al oído.

Tus pasos das
en la medida de tu sombra.
no podés equivocarte
no querés equivocarte.
tenés miedo.
a través de la seda sobre tus ojos
tu lengua moja los labios
sos pura erección
faro intelectual
detrás dejás la luz
escondés tu origen.

Intensiones

El trabajo de pararse
una vez sentado.

Podría no haber razón
no hacerlo.

Las razones, hoy,
últimas de las causas.

Todo se extingue
en el parque.

Enciendo velas por la noche
a un dios nonato
demonios y ángeles
jugando en lo absoluto.

Pido deseos sin nombrarlos
grupo de plegarias
con los músculos de la cara.

El día termina
la noche comienza
y cada vez cuesta más
tocarme los dedos de los pies.

Del otro lado del espejo
nervioso preso:
no deja de reír,
de burlarse.
Pero yo sé, y
vos mejor que también lo sepas,
dejar el alcohol
el tabaco y las drogas,
dejar de creer en el rock&roll o el punk
no lo hago por mí.

aunque todo, al fin y al cabo,
es una forma de decir.

hay cosas
de las que uno no se puede hacer cargo
y las deja caer como hojas en otoño
mientras el cuerpo comienza a dormirse.

¡qué voy a hacer con tanta pregunta,
tanta responsabilidad!

mirá cómo me cruzo de brazos
o me saco un moco
o me toco un poco
mientras con el mundo nos hacemos pedazos

¡y conste que estoy enamorado!